Información adicional

  • Comuna: C50
  • Proyecto: Comportamientos Saludables

Entre malabares y sonrisas, Circo Saludando habla de comportamientos saludables

Miércoles, 21 Octubre 2015 15:45 Escrito por 
circo saludando01

Hasta allá llegó el Circo Saludando. Luego de serpentear las más de 20 curvas que tiene la pequeña vía que conduce al corregimiento llegaron al único parque, sobre la única calle, al frente de la única iglesia que debajo de su campanario tiene un reloj que marca siempre la misma hora, 8:10.

Este circo no tiene una inmensa carpa para su función, mucho menos animales feroces, ni exóticos. Nada de esto les hace falta. Al entrar en escena, a sus artistas les basta con un par de segundos para atrapar a su público que esta vez son niñas y niños. Una de las clown pregunta a los asistentes si ya tienen la boleta para la función. Para ver el espectáculo no se necesita más que una sonrisa. Sonreír es el pase de entrada al Circo Saludando. Pelar los dientes es la llave maestra que puede abrir casi cualquier puerta.

“Buenos días niños y niñas, hola iglesia, hola montaña, hola señor policía, hola sol”, saluda Yoyomi, una de las tres clowns. Empiezan la función dando los buenos días porque como diría una de ellas “La salud comienza saludando”.

A un lado del escenario, que es la pequeña plaza de adoquines, cuatro músicos vestidos con grandes sombreros y ropa colorida, como si hicieran parte del Carnaval de Barranquilla, tocan un par de maracas, un clarinete, un redoblante y una tambora. Esa mini papayera a ritmo de puya le da sabor y color al espectáculo.

Suena la música. El sonido agudo del clarinete predomina. Otra de las artistas aparece en escena. Un malabar está por empezar. Ella con sus manos sostiene una cuerda por cada punta. En la mitad de la cuerda un diábolo, que es como una especie de yoyo en plástico pero grande, empieza a balancearse en un movimiento corto de un lado a otro.

En un instante el “yoyo” gira por el aire uno, dos, tres metros y es recibido nuevamente por la cuerda. Una vez arriba el público grita “yo me saludo”, el grito había sido previamente acordado entre la malabarista y los espectadores cada vez que vieran volar el “yoyo” por lo alto. Mientras más sube el diábolo se escucha más fuerte el grito de “yo me saludo”.

circo saludando3

“Uno se puede saludar de muchas maneras —dice la malabarista y continúa— yo me saludo cuando juego porque me hace estar saludable”. Copito, otra de las clowns dice saludarse cuando baila la música que más le gusta. Por su parte Yoyomi cuenta que se saluda cuando hace ejercicio.
El público empieza a decir cómo se saluda: “Yo me saludo cuando juego fútbol. Yo me saludo cuando voy a la escuela”, “yo me saludo cuando me divierto”.

El mensaje de este circo no es un chiste. Podemos estar saludables de muchas maneras, entre ellas, comer balanceado, conversar, jugar con los amigos, caminar, o simplemente sonreír. Quién creería que cuando hacemos algo tan cotidiano como reír, a carcajadas o no, liberamos endorfinas, una sustancia química que nos hace sentir felices y menos estresados.

“Damas y caballeros. Es el momento de bailar la música que más me gusta, porque eso también es salud” pronunció Copito, otra de las chicas de nariz roja, mientras dirigía su mirada al público. Tomó el ula ula, lo miró y le preguntó si quería bailar con ella. Su cuerpo se empezó a mover al tiempo que su ula ula iba subiendo por sus piernas, pasó por la cintura, llegó al cuello, pasó por el brazo izquierdo, luego por el derecho, otra vez por la cintura. La música de la mini papayera acompañaba el acto con el ritmo acelerado de una puya.

Una vez Copito dejó de bailar el público se paró y mientras la música seguía sonando, uno tras otro haciendo un “trensito” empezaron a mover su cuerpo alrededor del parque.

Con alegría, espontaneidad, risas, malabarismo, baile y música, el Circo Saludando, de la mano Comportamientos Saludables en Comunidad, proyecto liderado por la Secretaría de Salud de Medellín y ejecutado por el Parque de la Vida, va recorriendo los barrios de 18 comunas de la ciudad, tomándose las calles y compartiendo con niños, niñas, adultos jóvenes y adultos mayores sobre esas cosas que podemos hacer diariamente para estar saludables y así la ciudad se pueda llenar de vida y bienestar.

En cada toma comunitaria los clowns, con su atuendo colorido y nariz roja hacen que veamos que la salud tiene que ver con otras cosas más allá de la enfermedad y que la alimentación, la salud oral y el ejercicio son algo divertido.

Antes de acabar la función la mini papayera cambia los tradicionales sonidos caribeños. Los músicos y las chicas clowns a ritmo de rap cantan: —Este es el baile de saludando/ todos tienen que cantarlo/A tu familia siempre abrazando/ frutas y verduras ir aumentando/ y lo más importante/ sonreír a cada instante—. Con ese estribillo el Circo Saludando se despide diciéndole a chicos y grandes lo que podemos hacer para estar saludables.

circo saludando2

último tweet

último post

último video

Licencias