Regresamos para trabajar por el buen vivir

Jueves, 22 Septiembre 2016 16:57 Escrito por 

 

Darla toda por el bienestar, esta es la apuesta de la Secretaría de Salud de Medellín con Comportamientos Saludables en Comunidad, programa apalancado con los recursos del Presupuesto Participativo y gestado y operado por el Parque de la Vida. Desde octubre, los medellinenses tienen nuevamente la oportunidad de disfrutar de espacios educativos donde la lúdica es el medio de aprendizaje.


En los 4 años de existencia del Parque de la Vida, más de 34.400 medellinenses se han beneficiado de Comportamientos Saludables en Comunidad. Este año, las acciones por el buen vivir llegarán a 5.000 vecinos de 15 comunas, incluidos los corregimientos de Santa Elena y San Antonio de Prado. Esta es una historia de caminar la seca y la meca por las calles de la ciudad, donde hay mucho por contar.

Si se ajusta el retrovisor, se puede ver que este proyecto surgió con el ánimo de articularse a las acciones que emprende la Secretaría de Salud, pensadas para dar respuesta a la priorización de necesidades en salud realizadas por las comunas en el marco de un ejercicio democrático como Presupuesto Participativo. Teniendo presente que el enfoque del Parque es la Promoción de la Salud y que este concepto se enfoca en el buen vivir, más allá del discurso reduccionista de la ausencia de la enfermedad, en Comportamientos Saludables se trabaja entonces por todo aquello que pueda considerarse como un determinante de la salud: hábitos saludables, relaciones sociales, inteligencia emocional, disfrute del tiempo libre, proyecto de vida, desarrollo personal y vocacional, autoestima y autocuidado, todo lo que implique el bienestar.

Con esta idea, el Parque de la Vida asumió este reto y llegó con una propuesta que sumaba y conectaba estrategias para la mejora de la calidad de vida de los medellinenses, al reforzar estilos de vida saludable en alimentación, salud bucal, actividad física, salud sexual y reproductiva, salud mental. Se buscó que el conocimiento llegara a cada una de las comunas inscritas pero tejiendo un proceso y llegando de manera integral a los barrios.

Es así como Medellín comenzó a vivir la Promoción de la Salud en las salas de las casas con asesorías familiares y en las calles con una pedagogía lúdica que incluía festivales, salidas pedagógicas y talleres. Este fue el inicio del camino, en el que participaron más de 7.000 habitantes de la ciudad. “Las acciones sueltas no generaban un impacto en el estilo de vida de las personas. Por eso la propuesta del Parque buscaba enfocarse en un proceso: talleres de ocho sesiones que se reforzaban con otras actividades como festivales en espacios de ciudad diversos y con unas metodologías distintas a las tradicionales, más cercanas al contexto de las personas. Todo esto buscando tener mayor impacto”, puntualiza Julián Restrepo, coordinador del proyecto.

En cada fase se hace una reingeniería, empacando en la mochila, que se lleva a los barrios, nuevas propuestas de educación y diálogo de saberes para acercarnos a una ciudad con más sonrisas. Por esto, en un segundo momento, se viró la mirada a la atención a enfermedades prevalentes en la primera infancia, trabajando en la cualificación del personal, que en las comunas se encargaban de los más chicos de la casa, como lo son los padres de familia, cuidadores, madres comunitarias, entre otros. Por otro lado, se comenzó a pensar en las necesidades específicas de cada grupo poblacional, es decir alimentación saludable se trabajaba con las amas de casa, por ejemplo. En esta fase se amplió el catálogo de temas al acoso escolar, salud ocupacional, redes de apoyo y resignificación del rol del adulto mayor, atención a las personas con discapacidad y dinámica familiar. Los recursos también se ampliaron, además de Presupuesto Participativo, las Jornadas de Vida y Equidad aumentaron el número de beneficiarios a 12.000 personas.

La tercera fase llegó a 15.000 medellinenses con cuatro programas: Saludando que apoyó el trabajo con estilos de vida saludable en hábitos de alimentación, salud bucal y actividad física, con estudiantes y amas de casa. Parches Saludables, que trabajó salud mental y toma de decisiones para el adulto joven, que está en su etapa productiva y en la definición de caminos para su vida; proyecto de vida y resignificación del rol del adulto mayor, por medio de tertulias y un libro en el que se consignó la valiosa experiencia de cada uno de los integrantes del grupo; y salud sexual y reproductiva en adolescentes, desde el autocuidado y el respeto por el otro. Capacidades hizo zoom en las potencialidades y la inclusión de la población con discapacidad, se trabajó además con sus cuidadores. En Casa Somos llegó hasta la sala de los hogares, con el propósito de favorecer la dinámica familiar en términos de comunicación, límites sanos y amorosos, expresión del afecto, manejo de la autoridad y tiempo libre.

Este trabajo se llevó las palmas y el Premio Corazones Responsables, ganando el primer lugar, en la categoría de entidad pública, por los esfuerzos en Promoción de la Salud. “La Fundación Colombiana del Corazón reconoció en Comportamientos Saludables una propuesta que realmente impacta los estilos de vida de la comunidad”, destaca Restrepo.

La cuarta estación

La presente fase ya arrancó con las socializaciones en las comunas y las inscripciones, puntos chuleados en la lista de tareas. Ahora, llega lo bueno. Desde la primera semana de octubre, los gestores están en calles, parques, sedes comunales, aulas de clase y todo espacio que sirva para el diálogo de saberes, el aprendizaje por medio de la experiencia y el juego como herramienta pedagógica, para que el cambio entre por todos los sentidos y se acomode en la cotidianidad de cada uno de los beneficiarios de esta fase.

Los vecinos disfrutarán de los cuatro programas, pensados desde la fase anterior, con tertulias, salidas pedagógicas, talleres de fotografía y video, sesiones de cocina, caminatas, maratones, día de la fruta, hidroaeróbicos, entre otros espacios que harán que este camino se disfrute mucho más.

En esta fase se piloteará esta nave con 1.953 millones de pesos, venidos del Presupuesto Participativo. El trabajo será algo diferente a la tiza y al tablero, si en algo ha puesto su marca el Parque de la Vida es en que hace las cosas de manera poco convencional. Ha explorado la educación experiencial y el edu-entretenimiento, que permiten llevar los mensajes de un modo más cercano a la comunidad, establecer relaciones más sólidas y abrir espacios para el intercambio de conocimientos.

último tweet

último post

último video

Licencias