Información adicional

  • Proyecto: Estilos de vida saludable

Todos tenemos algo que contar

Martes, 20 Octubre 2015 21:28 Escrito por 

evs1

 

Profesionales del área de la salud y las ciencias sociales, acompañan la puesta en marcha de La Estrategia de Estilos de Vida Saludable que actualmente se desarrolla en 10 departamentos del país; a través de este proceso, son incontables las anécdotas e historias que ellos y ellas han logrado recoger de la voz de sus protagonistas.

Aquí compartiremos algunos de los relatos que han motivado la creación de este espacio de reflexión y aprendizaje sobre cómo se vive de forma saludable en territorios y condiciones diversos de la geografía Colombiana.


Un día memorable

Por : Katalina Aza

Una de las circunstancias que más me ha impactado de las visitas a las Instituciones Educativas del Departamento de Bolívar, es que en ninguna de ellas, hasta el momento, hay agua potable, lo cual desde mi punto de vista, es una realidad que genera dinámicas importantes que no siempre permiten garantizar las mejores condiciones para la población en términos de salud, seguridad y por supuesto, calidad de vida.

Estando en la reunión de Lectura de Contexto en la IE San Cayetano, ubicada en la Vereda que lleva su mismo nombre en el Municipio de San Juan Nepomuceno – Bolívar, en la cual tuve oportunidad de reunirme con la Rectora, el Coordinador Académico, el Líder de Calidad de la Secretaría de Educación, docentes y estudiantes, comenzó a “caer un aguacero gigante”.

Uno de los docentes, quien tiene una gran habilidad para contar historias y es “muy chistoso”, nos comentaba que usualmente la comunidad, para abastecerse de agua, recoge el agua lluvia que cae de los tejados en canecas, así que ese día en especial, con “semejante aguacero”, habría una celebración muy grande.

 

Además, en el municipio se encuentran las aves "María Mulata", ellas hacen sus nidos en los techos de las casas dejando excrementos en los tejados; cuando caen aguaceros como el de ese día, se logra limpiar el excremento de las aves y así, el agua que sigue cayendo durante el resto del aguacero, es un poco más limpia; este es otro motivo por el cual las personas agradecen este tipo de lluvia fuerte.

Luego de contarnos la historia, el docente se pone de pie y dice: “Vamos a recordar este día como algo memorable, porque el día que vinieron los de la Estrategia de Estilos de Vida Saludable, llovió en San Cayetano y tuvimos agua para lavar, para bañarnos y para hacer muchas cosas”.

La situación generó sorpresa en mí ante la actitud de una comunidad que agradece por un aguacero que logra quitar el excremento de las aves de los techos de sus casas y les permite tener un poco de agua aunque esta en realidad no alcanza a ser totalmente limpia.

kata

 

 

Promesa de una noche de película

Por : Laura Usuga

Laura, queremos ver una película. ¿Cuál? pregunté... No sé, la que sea... Otra vocecita me dijo: veremos voces inocentes. Jum, esa tan triste, mejor veamos otra, respondí. Está bien, ¿cuál? No sé, una de risa. Ay si, si, una de risa o de amor, dijo la más chiquita de todas y empezamos a buscar una peli para entretener la noche de viernes que en Jardín de Peñas suele ser silenciosa y tranquila.

Buscábamos y buscamos, pero pronto entendimos que el problema no era si la película tenía una trama triste o era larga, aburrida, inexplicable o tediosa, eso era lo de menos, el problema era que de verdad pudiéramos ver una película, la que fuera.

Jardín de Peñas es un corregimiento ubicado a 25km del municipio de Mesetas en el Departamento de Meta; 25 km de suelo agreste e intransitable en épocas de lluvia. La institución educativa donde nos encontrábamos, tiene el mismo nombre del Corregimiento, estar allí es alejarse de todo un poco, eso hace de la experiencia algo maravillosamente complejo.

Si te preguntas, por qué estaba en una institución educativa con niños, un rector y dos docentes, un viernes en la noche tratando de ver una película, cualquiera que fuera. Te respondo: resulta que esta institución, es también un internado donde niños y niñas de todas las edades estudian y viven en el plantel. Sí, esa es su realidad, ellos a diferencia de muchos de nosotros, viven sus días de infancia lejos de su familia o más bien su familia se convierte en los/las profes y compañeros/compañeras y las aulas de clase en su casa. Es difícil, es cierto, pero ellos son de esas personitas que siempre tienen una sonrisa impregnada en el rosto y entonces uno entiende que sus espíritus están remojados en grandes pozos azules de fortaleza.

Bueno y ¿entonces qué hacemos?, preguntó uno de ellos, nada nos da, el internet no funciona, no podemos encontrar los cables que conectan el computador al televisor, y la usb donde está la película triste, está llena de virus. ¿Qué hacemos?

 

Será dormir, fue la idea de uno de los profes. Pero no, nosotros queríamos ver algo , y entonces la exigencia bajo de vernos una gran película cómica, a tratar de ojear un videíto de esos donde la gente tiene una extraña manera de caer que resulta divertido; pero nada, tampoco funcionó, y entonces alguien dijo: Laura muéstranos fotos, cuéntanos de las partes del mundo que has visto. Y yo lamenté más que nunca, haber descargado una semana antes todas las fotos de mi celular a mi pc. Parecía que esa noche nada se había alineado a nuestro favor.

Finalmente no logramos ver ninguna peli, o videitos, ni fotos, ni siquiera sábados felices porque era viernes. Entonces yo terminé contándoles algunos fragmentos de películas que me había visto y ellos con los ojos brillantes y cansados me escuchaban.

De esta historia quedó una promesa, la próxima vez que los visitara llevaría películas, y haríamos una noche de cine con crispetas y todo... Que no se me olvide pensé y me imagine recorriendo el centro de Medellín buscando las mejores películas infantiles que pudiera encontrar.

Llegaron las 9 de la noche y en Jardín de Peñas esa hora ya es muy tarde, yo también me sentía cansada y entonces nos fuimos a dormir.

Al otro día, arreglé mi maleta, tuve un par de reuniones producto del trabajo y así transcurrió la mañana.. Rápidamente y sin darme cuenta llegó la hora de despedirme, entonces fui a decirles adiós a los niños y niñas, quienes al igual que yo temían que se me olvidara la promesa; una de las niñas tímidamente me dijo: por favor la próxima vez trae las pelis y sonrió, yo también sonreí, y me fui preparada para enfrentar otra vez la intransitable ruta, rumbo al municipio de Mesetas.

laurau

 

último tweet

último post

último video

Licencias