Información adicional

  • Proyecto: Medellín se toma la palabra

Hacia una cultura de paz

Viernes, 02 Octubre 2015 19:43 Escrito por 

hacia una cultura de paz

Por: Núlver Montes

Más de cincuenta años ya en conflicto, dos y hasta tres generaciones que se habituaron al escenario de la guerra, a las noticias que en ocasiones resultan asemejar más su formato a un obituario, a una narración dantesca con la que los colombianos acompañan la sopa del almuerzo o la reunión familiar a la hora de la cena.

No es extraño entonces que exista sorpresa e incredulidad cuando se habla de la paz, un término poco incorporado en el léxico de la guerra, una utopía para muchos de los testigos de su realidad. Pero es cierto, se han conseguido acuerdos por medio del diálogo, se han sentado los bandos de este conflicto en una misma mesa para buscar soluciones por los caminos del diálogo, puede que no todos estén de acuerdo con lo convenido, pero es claro que el gesto de escuchar al otro, de buscar la verdad y acordar la reparación es un panorama por completo más esperanzador que el medio siglo de guerra vivido.

Es importante tener claro que la firma de un convenio de paz en la Habana no provocará que al día siguiente vivamos armoniosamente todos como compatriotas colombianos. Dicho acuerdo no es una pócima mágica que transformará nuestro entorno, debemos tener claro que nosotros tenemos un papel protagónico en el cambio que debemos realizar para llegar a una cultura de paz. Somos nosotros los llamados a contribuir a que los logros del acuerdo de paz se repliquen en nuestra ciudad, en nuestros barrios y hogares.

Federico Mayor Zaragoza, presidente de la Fundación Cultura de Paz comparte la definición de Cultura de paz cómo “un conjunto de valores, actitudes y comportamientos que reflejan el respeto a la vida, al ser humano y a su dignidad”. Hemos estado marcados por la guerra, por la ley del más fuerte donde predomina la fuerza sobre la razón y es por eso que hacemos un llamado al cambio, a la reflexión, ¿aceptas a los demás en sus diferencias?, ¿reconoces la opinión del otro como válida cuando no es la misma que la tuya?, ¿tus actos son coherentes con tus palabras? Son solo algunas de las preguntas que nos llevan al valorar nuestro aporte a la tan necesaria cultura de paz.

“No hay caminos para la paz, la paz es el camino” Mahatma Gandhi

Licencias