Información adicional

  • Proyecto: Medellín se toma la palabra

Liberar las palabras

Lunes, 14 Diciembre 2015 15:59 Escrito por 



Un grupo emotivo

- Pude expresarme libre y abiertamente. Es un programa con personas muy receptivas y empatía.

- Pese a que hoy soy para la sociedad un criminal deseo ser escuchado y que alguien que tenga la capacidad de escuchar le pueda dar sentido a lo que ahora puedo pensar.

- Como ser individual valgo en esta sociedad y mi opinión cuenta y puede ayudar a otros, así como yo también aprendo de otros.

-Mi condición de preso exacerba mi condición de ciudadano. En las cárceles se conoce el poder del estado sobre el individuo.

No fue gratuito entonces que después del segundo encuentro, un representante del Inpec en ese complejo carcelario se comunicara con el equipo de facilitadores para contarles que habían notado cambios en el comportamiento de los participantes del taller y en su forma de relacionarse con los otros, y que por eso solicitaban aumentar la frecuencia de las vistas. Desde entonces los encuentros pasaron de ser mensuales a realizarse cada veinte días.

Sentido social

La empatía de los internos por el proceso no era mayor a la que el equipo encargado sentían por este grupo. “Fue especial reconocer en ellos y en su situación a cualquiera de nosotros y saber que podíamos brindarles algo”, expresó Ana Beatriz Gómez.

Asimismo Yeimi Carranza se manifestó sorprendida con el proceso. “Me gustó mucho cuando dijeron que los talleres les habían servido para resignificarse como seres humanos”.

Durante el último encuentro del año, los 35 internos que siguieron asistiendo cumplidamente recibieron la certificación por parte de la Universidad de Antioquia como promotores de la conversación y una carta llamada ‘Palabras Libres’, editada por el equipo de Medellín se toma la palabra con los escritos de tres de ellos. Dentro del sobre venía una postal con una imagen rural de la ciudad que les recordó que afuera aún los esperaba un verde paisaje.

Licencias