Información adicional

  • Comuna: C13
  • Proyecto: Medellín se toma la palabra

Dejar que los muros hablen

Viernes, 14 Octubre 2016 14:43 Escrito por 

activacion mstlp comuna13

 

Que en los barrios de Medellín existan jóvenes que a partir del trabajo colectivo, el arte y la cultura hayan logrado resistir al conflicto y sobreponerse a él, es un fenómeno del que todavía hay mucho por contar y por aprender.

El sábado 8 de octubre, en el barrio Independencias I, de la Comuna 13,  Medellín se toma la palabra realizó una intervención creativa basada en el grafiti. En ella se resaltó el trabajo artístico de los jóvenes de la comuna y se invitó a la ciudad a reflexionar sobre el uso que le dan a sus palabras.

 


La intervención nombrada “La 13 se pinta con palabras”, incluyó un conversatorio entre los asistentes, un taller de grafiti y la elaboración de un mural por parte de los artistas de Casa Kolacho.

A partir de la conversación inicial que tuvo como enfoque la campaña Desarma tus palabras; las personas escribieron en un papel reflexiones como: “Deseo escuchar sin juzgar, tratando de entender al otro”, “yo desarmo mis palabras pensando primero en lo que voy a decir y en el efecto que puede causar en los demás”.

Reflexiones que dejan huella

No hubo límite de edad entre los asistentes. Participaron jóvenes, niños y señoras, habitantes de la comuna y también visitantes de otros sectores de la ciudad.

El taller de grafiti lo lideró El Chavo, uno de los artistas de Casa Kolacho, quien explicó cómo se usa el aerosol y cómo el cuerpo acompaña el movimiento de la mano. Desde los más pequeños hasta los más grandes, que por primera vez tocaban un aerosol, pintaron una lona; mientras los grafiteros prepararon un mural alusivo a desarmar las palabras.

Al final del evento, integrantes del equipo de Medellín se toma la palabra tocaron las puertas de algunos vecinos con quienes conversaron sobre los efectos que tienen las palabras en la relación con el otro.

Comuna 13, ejemplo de resistencia

Para Andrés Marín, comunicador y especialista en Intervención Creativa, “en sociedades golpeadas por manifestaciones de violencias bélicas y simbólicas, el arte ha sido la salida que ha permitido tramitar dolores y no alimentar el círculo vicioso de esas violencias”.

Los movimientos juveniles y comunitarios de la Comuna 13 se han encargado de que el arte transforme sus realidades y sea una herramienta de activismo político. Casa Kolacho, por ejemplo, está integrada por diferentes artistas que se unieron para protestar y resistir frente al conflicto.

Hoy trabajan para que más jóvenes se sumen al arte desde la música, el baile, el grafiti, la fotografía y se han convertido en un referente de transformación social, cultural y política a través del hip hop, lo que ha llamado la atención de la prensa nacional e internacional.

“Nuestra palabra han sido los grafitis –dice Manuela Bustamante, una de sus fundadoras–, desde ahí promovemos lo que hacemos, denunciamos y hacemos memoria de lo que ha pasado, porque a veces ni la misma gente del barrio conoce lo que pasó”.

Andrés Marín afirma que “hay un civismo tan fuerte en los mensajes del arte urbano, que a veces no hay cómo separarlo de la participación política”. Lo que sucedió el sábado, fue una manifestación clara de que se pueden tramitar conflictos, dolores, rabias, sin recurrir a la violencia. Fue un trabajo colectivo de construcción de paz territorial a partir del arte y la palabra.

Licencias