El primer día de la paz

Lunes, 27 Junio 2016 21:17 Escrito por 



Hemos llegado a un momento anhelado por muchos colombianos: la firma del acuerdo para el cese al fuego y de hostilidades bilateral y definitivo entre el Gobierno colombiano y la guerrilla de las FARC, pero, ¿será éste es último día de la guerra?


En Medellín se toma la palabra estamos convencidos de que la paz es un asunto que depende de todos, es un compromiso que parte de cada ciudadano, desde lo cotidiano, de saludar al vecino, sonreír, agradecer, respetar la fila, conversar para solucionar las situaciones, respetar la diferencia y sobre todo amar.

Si queremos ser un país en paz, primero tenemos que creer que somos capaces de vivir la paz desde la cotidianidad.

La firma de un convenio de paz en la Habana no es una pócima mágica que transformará nuestro entorno, debemos tener claro que nosotros tenemos un papel protagónico en el cambio que debemos realizar para llegar a una cultura de paz. Somos nosotros los llamados a contribuir a que los logros del acuerdo de paz se repliquen en nuestra ciudad, en nuestros barrios y hogares.

Cuando cada uno cambia, el mundo cambia, ¿has visto cómo una persona mal geniada reacciona cuando le das las gracias o le sonríes?

El último día de la guerra no sólo será aquel en el que los grupos armados dejen de disparar y de hostigar; será el día en que los ciudadanos asumamos la conversación y la argumentación deliberativa, como los medios para tramitar y resolver los conflictos desde otros lugares diferentes a la guerra y la violencia, conscientes de que la paz no surge producto de la firma de un acuerdo, sino que se construye diariamente desde la cotidianidad de cada ciudadano.

De esta forma, si se transforman las relaciones y las formas de interacción entre los individuos, se lograrán cambios significativos en un sistema; y las relaciones podrán transformarse desde la forma en que se comunican y conversan los ciudadanos.

El primer día de la paz será aquel en el que nos comprometamos a vivir en paz, una paz sin amenazas, una paz desde el amor propio, por el otro, por la ciudad y el país.

 

 

 

último tweet

último post

último video

Licencias