Volvamos a jugar, conectémonos con nuestro niño interior

Martes, 27 Abril 2021 12:58 Escrito por 

Pero este es un día en el que todos deberíamos celebrar y la razón para esta afirmación es que, no importa que tantos años tengamos, en todos hay un niño interior, un niño con el que necesitamos conectarnos para volver a disfrutar de las cosas simples que tiene la vida y que en muchas ocasiones dejamos pasar por alto en por las rutinas de nuestro día a día.

“El niño interno es ese niño que está dentro de cada uno de nosotros y que no es más que el niño que fuimos cuando éramos pequeños. Es un niño que siempre ha estado con nosotros, es nuestro ser interno que se ha quedado niño”, explica Karla Giraldo, Licenciada en Filosofía, pedagoga y profesional del Parque de la Vida.

No obstante, no todos somos conscientes de su existencia. Para muchos ese niño murió con el paso de los años, al convertirnos en adultos llenos de responsabilidades y ocupaciones. Para otros ese niño interior trae recuerdos dolorosos o traumáticos y por eso prefieren no tenerlo presente. Por ello es que Giraldo afirma que lo primero que tenemos que hacer con nuestro niño interior es conocerlo, saber que él está ahí y que nunca se ha ido, y luego sanarlo.

“En esto de sanar el niño interior es importante el perdón, perdonar a ese niño interior por lo que hizo y pedirle perdón por lo que estamos haciendo ahora que lo esté lastimando.

 

 

 

    

 

Suena fácil decirlo, pero es algo complejo cuando hay heridas grandes. Incluso desde la psicología es complicado, porque traer a ese niño interno puede generar recuerdos tristes, recuerdos que el cerebro había olvidado por el dolor que generan. Pero este es un proceso fundamental si queremos cerrar círculos y avanzar en procesos como, por ejemplo, el de los miedos”, indica Giraldo.

Una vez logramos este momento de sanación es que podemos conectarnos con nuestro niño interior, podemos exteriorizarlo. La pedagoga comenta que “Cuando exteriorizamos nuestro niño interior dejamos atrás la pena, dejamos el miedo al ridículo. Nos permitirnos asombrarnos, gritar, jugar, ir a un parque y disfrutarlo, y hacemos todo esto sin juzgamientos, sin el miedo al qué dirán”.

Tener una relación sana con nuestro niño interior no solo resulta beneficioso para nosotros mismos, incluso para aquellos que son padres, también puede ayudarles a realizar el trabajo de padres y madres de manera sana, no buena o mala, perfecta o imperfecta, sino sana.

Por esto es que hoy #EnElParque, te invitamos a que, desde el juego, desde la diversión, desde los sueños, nos conectemos con ese niño interior y podamos mirar el mundo que nos rodea con los ojos de la inocencia y la creatividad, esas que nos convertían en los héroes y heroínas de nuestras propias historias, esas que nos permitían viajar a la luna y vivir en castillos, esas con las que creábamos mundos maravillosos.

¿Vamos jugar?

último tweet

último post

último video

Licencias