Hablar para prevenir y salvar vidas frente al suicidio

Viernes, 10 Septiembre 2021 14:58 Escrito por 

Sin duda el suicidio se ha convertido en un problema de salud pública que, lamentablemente al día de hoy se ha cobrado una gran cantidad de vidas en Colombia y en el mundo. De acuerdo al último informe del Departamento Administrativo Nacional de Estadística de Colombia, Dane, y al Instituto de Medicina Legal, entre enero y julio del 2021 se registraron 1.489 casos de suicidios, 175 más que en el mismo periodo del 2020. Bogotá, Medellín y Cali fueron las ciudades en las que más suicidios se presentaron durante esos meses.

Estas estadísticas prenden las alarmas con respecto al estado de la salud mental en el país, pero el panorama a nivel internacional tampoco es alentador.  La Organización Panamericana de la Salud registra una muerte por suicidio cada 40 segundos en el mundo y los especialistas recalcan que las cifras están en aumento desde hace por lo menos 30 años.

Múltiples factores como las crisis familiares, la situación socioeconómica y otras condiciones adversas derivadas en muchos casos de la pandemia por Covid 19, se encuentran entre las razones por las cuales las cifras nacionales de suicidio se han incrementado, y esto evidencia que lastimosamente desde hace varios años y más aún, durante esta pandemia, la salud mental pasó a un segundo plano. Por lo menos esa es la percepción del Colegio Colombiano de Psicólogos, Colpsic.

Por eso hoy, día en el que se conmemora el Día Internacional para la Prevención del Suicidio, Sara Gutiérrez, Erika Tatiana Gallego y Ana Lucía Bueno, psicólogas y profesionales del Parque de la Vida, señalan la importancia de hablar acerca del suicidio, pues la estigmatización y la falta de redes de apoyo informadas y fortalecidas en el tema, favorecen el aumento de muertes por esta causa.

Junto a ellas construimos estas preguntas frecuentes frente al suicidio, que nos ayudarán a conocer mucho más acerca del tema y las rutas de atención que podemos encontrar para acompañar a las personas que nos rodean y que pueden estar en riesgo.

¿Qué es la conducta suicida?

Es todo aquel acto que realiza una persona tendiente a causarse la muerte de manera deliberada.

Hay que tener en cuenta que, en Antioquia, y en general en todo el mundo, son más los intentos de suicidio que los suicidios efectivos; pero lo dramático de ello es el sufrimiento que ocasiona en el entorno de las personas afectadas y las consecuencias que en temas de salud puede dejar para la persona y el sistema de salud, toda vez que, como lo señala la Organización Mundial de la Salud, es un evento evitable.

¿El suicidio es el momento en si o hay eventos previos al suicidio?

Existen diversas teorías que explican que hay diferentes componentes de la conducta suicida. Estos son:

  • Ideación suicida: es el proceso de elaboración mental en el que la persona contempla la posibilidad de auto-eliminarse en el momento en que hipotéticamente o de manera presente, enfrente alguna dificultad.
  • Conducta pre-suicida:  es el preparativo previo que realiza la persona antes de llevar a cabo el acto. Este es el momento en el que sin ninguna duda se debe habilitar lo que se llama Ruta de Atención.
  • Conducta Suicida: es la materialización del acto. En caso de que efectivamente suceda, se debe estar alerta con el entorno familiar, vecinal y de allegados, para que no se presente una cadena de intentos o de suicidios por el efecto de “identificación” con el acto y con la víctima.

¿Qué mitos hay en torno al tema del suicidio?

  • Quienes hablan de suicidio no tienen la intención de cometerlo. FALSO. Quienes hablan de suicidio pueden estar pidiendo así ayuda o apoyo.
  • La mayoría de los suicidios suceden repentinamente, sin advertencia previa. FALSO. La mayoría de los suicidios han sido precedidos de signos de advertencia verbal o conductual.
  • Solo las personas con trastornos mentales son suicidas. FALSO. El comportamiento suicida indica una infelicidad profunda, pero no necesariamente un trastorno mental.
  • Quien haya sido suicida alguna vez, nunca dejará de serlo. FALSO. El mayor riesgo de suicidio suele ser de corto plazo y específico según la situación. Aunque los pensamientos suicidas pueden regresar, no son permanentes, y quien haya tenido pensamientos e intentos suicidas puede llevar después una larga vida.

 

 

 

 

 

 

 

    

 

  • Hablar del suicidio es una mala idea y puede interpretarse como estímulo. FALSO. En lugar de fomentar el comportamiento suicida, hablar abiertamente puede dar a una persona otras opciones o tiempo para reflexionar sobre su decisión, previniendo así el suicidio.

¿Cuáles son las señales de alarma de una persona que está pensando en suicidarse?

Existen diferentes signos de alarma que nos puede indicar si una persona tiene una ideación suicida, estos signos incluyen: estados de ánimo, pensamientos y comportamientos.

Entre los estados de ánimo se puede identificar fácilmente que la persona está irritable, siente rabia, o tiene sentimientos de culpa, puede presentarse también que la persona pierda interés en sus actividades cotidianas, esté ansiosa o con fuertes sentimientos de tristeza.

Entre los pensamientos más frecuentes y que la persona puede expresar sutilmente en medio de las conversaciones cotidianas, se evidencia un deseo de hacerse daño, una sensación de estar sin salida en alguna situación difícil, carecer de razones o sentido para vivir, ser una carga para las otras personas o sentir un dolor insoportable.

Por último, entre los comportamientos que nos deben alertar frente a alguien con posible ideación suicida se observa un aislamiento del entorno social y familiar, un aumento en el uso de alcohol o sustancias psicoactivas, deshacerse de objetos preciados o despedirse de familiares y amigos.

Es importante que constantemente estemos atentos a estos signos de alarma en nuestro entorno social y si confirmamos alguna de estas señales, activar las diferentes rutas de atención existentes en salud mental. 

¿Qué hacer y qué no hacer frente una persona que tiene una conducta suicida?

Antes de que una persona sea remitida al sistema de salud, se pueden prestar unos primeros auxilios psicológicos que tienen como objetivo fundamental contener a la persona para que no lleve a cabo el acto. Algo muy importante es darle el espacio para que hable lo máximo posible de su estado emocional. Qué lo angustia, qué lo preocupa, qué o quién lo decepcionan, qué ve en su futuro, cuál es su mayor preocupación, cómo lo tratan en su entorno, cuál es su necesidad más inmediata, cómo ha pensado hacerse daño, si ha tenido intentos de suicidio previo, a quién se le debería avisar de su estado actual, si debe tomar medicamentos.

Antes de esto, es muy importante cerciorarse de que no se trata de una persona con trastornos mentales, y lo primordial, que nadie esté en riesgo ante esa persona, pues si por ejemplo tiene un arma, lo mejor es no correr un riesgo y avisar de ello a la policía. Tampoco se debe intervenir si la persona está bajo el influjo de sustancias psicoactivas. Hay que cuidar la relativa privacidad que se puede tener con la persona, pero sin que llegue a ser un lugar tan aislado que comprometa la seguridad de quien está prestando los primeros auxilios psicológicos.

No se debe regañar o juzgar a la persona, tampoco invocar un poder divino porque eso lo puede decepcionar más y sumirlo en un estado de aislamiento. Si el afectado invoca a Dios, se puede seguir la atención con este elemento, pero no se debe imponer ni centrar la atención sobre él. Se debe mirar a los ojos de la persona, en señal de que se le está escuchando; hay que retomar las palabras de lo que ha dicho y cerciorarse y darle a entender que se le está comprendiendo lo que dice. Y se debe establecer un compromiso que se pueda cumplir, como que no le contará a nadie lo que han hablado.

¿Qué rutas de atención existen o a qué instituciones a las cuales se puede acudir en casos de conducta suicida?

- En el Sector de la Salud se puede acudir a las IPS o a las EPS, que cuentan con profesionales especializados para tratar el tema.

- Instituciones como la Policía Nacional, el ICBF, las Personerías, las Comisarías de Familia y las Secretarías de Salud Municipales o Departamentales, también cuentan con programas y diferentes estrategias para la prevención y atención de casos de suicidio.

- El Colegio Colombiano de Psicólogos, Colpsic, creó también un listado con diferentes rutas de atención para todo el país que se puede consultar en el link https://www.colpsic.org.co/wp-content/uploads/2021/04/Directorio-salud-mental.pdf

- En Medellín contamos con Línea amiga saludable de la Alcaldía: 444 44 48

- Finalmente, también se puede acudir a la línea de Whatsapp “Estamos contigo”, que brinda atención especial a niños, niñas y adolescentes: 319 464 58 47.

Este artículo es informativo, no diagnóstico ni de ayuda. Por favor, si usted o alguien cercano podría estar pasando por algo relacionado, no dude en pedir ayuda o acudir a estas rutas de atención en las que encontrará personal capacitado para brindar el acompañamiento adecuado en cada caso.

 

 

 

 

último tweet

último post

último video

Licencias