El Proyecto Habitante de Calle de la Secretaría de Inclusión Social, operado por el Parque de la Vida, fue una estrategia que buscaba brindar a esta población de Medellín, una oferta integral con el fin de mejorar sus condiciones de vida.

 

Este proyecto tenía como antecedente el Sistema Habitante de Calle que, a finales de los años 90, alertó sobre el aumento de la presencia de habitantes en situación de calle con necesidades básicas sin cubrir y poco acceso a ellas.

 

En principio, el proyecto ofrecía un acompañamiento desde el autocuidado, pero gracias a iniciativas como el Acuerdo 0718 de 2017 y la Política Pública de Habitante de Calle, que nació en el año 2018, se implementaron diferentes acciones de corresponsabilidad con Secretarías del Municipio de Medellín y otros actores públicos y privados, para garantizar, promocionar, promover y restablecer los derechos de las personas en situación de calle, además de brindarles atención y acceso a procesos de rehabilitación e inclusión social.

 

Entre los objetivos de esta estrategia se encontraban:

 

  • Desarrollar estrategias de prevención, mitigación y superación del riesgo social que permitan intervenir las múltiples causas que generan la habitanza en calle y facilitar la inclusión social de esta población.
  • Prestar atención a las necesidades básicas de los habitantes de calle para dignificar su condición de vida. Entre estas necesidades se encuentra la atención en salud, en la que se busca garantizar tratamientos especializados en el manejo integral de las condiciones o afectaciones de salud asociadas a la vida en calle.
  • Crear alternativas de generación de ingresos, de acceso a la educación y a la vivienda, para los habitantes de la calle que hayan alcanzado procesos de resocialización
  • Convocar a la sociedad civil, la familia y el Estado para desarrollar acciones que promuevan el reconocimiento, la aceptación y el respeto por esta población y faciliten su resocialización.
  • Fomentar la movilización ciudadana para el reconocimiento social de los derechos de la población habitante de la calle.

Oferta integral

 

El Sistema Habitante de Calle tenía una oferta institucional para esta población, que se dividía en los siguientes componentes:

 

  1. Intervención en Calle: Cuyo objetivo era sensibilizar, captar y trasladar a los habitantes de y en condición de calle que presentaran mayor vulnerabilidad por sus condiciones físicas y/o mentales, con un equipo interdisciplinario que recorría diferentes zonas de la ciudad.
  1. Centro de Atención Básica: Brindaba atención básica y psicosocial mediante los servicios de autocuidado, complementación alimentaria, valoración en salud, dormitorio social, actividades lúdicas, recreativas y educativas, entre otras.

 

En este componente se encontraban los Centros día 1 y 2, y los tres puntos de atención transitoria, en los que se ofrecían servicios como ducha, lavamanos y unidades sanitarias. En el punto de atención de los bajos del puente de la Avenida Oriental con San Juan, también se brindaba el servicio de alimentación.

 

  1. Resocialización: Este componente consistía en un proceso de acompañamiento a los habitantes de calle, en el cual tomaban conciencia de hábitos, conductas, comportamientos y valores humanos con el fin de integrarse a la sociedad.

 

En el proyecto se manejaban dos modalidades: una en un medio semiabierto, en el que se prestaba una atención ambulatoria y que contaba con el servicio de dormitorio social, y una en un medio cerrado, que para este proyecto eran unas Granjas productivas en las que se llevaban a cabo estrategias de inclusión social, apoyadas en intervenciones terapéuticas, educativas y agropecuarias.

  1. Seguimiento y egreso productivo: Una vez concluidos los procesos de resocialización, las personas pasaban a un último componente de Seguimiento y Egreso, que tenía por finalidad favorecer la Inclusión ciudadana, el auto sustento y el seguimiento a proyectos productivos.
  1. APCDP: Componente en el  que se atendía a los habitantes en situación de y en calle con trastornos mentales y/o discapacidades físicas crónicas, que requirieran asistencia permanente por su dificultad para la autogestión, el autocuidado y por los riesgos de autolesiones, heteroagresividad, abuso o explotación.
  1. Política Pública: Gestionaba y acompañaba la actuación y articulación de los diferentes actores institucionales y no gubernamentales corresponsables en la atención de la población habitante de calle
  1. Albergues: Espacios donde se brindaba acompañamiento en procesos de salud a la población que requiriera recuperarse de patologías crónicas no transmisibles, infecciosas o traumáticas.

De igual manera el proyecto brindaba los servicios de inhumación para esta población, y de atención extramural en salud, gracias a un convenio con Metrosalud.

 

Entidad Financiadora o contratante: Municipio de Medellín, Secretaria de Inclusión, Familia y Derechos Humanos.

 

Años de ejecución, Duración(Meses) y beneficiarios:

2020 (14):  10. 974

2021: